Ruta das Seis Pontes (Portugal)

Se encuentra dentro del Parque Natural de Peneda-Gerés, en Portugal entre los municipios de Lobios (Ourense) y Terras de Bouro (Braga), y es el único parque transfronterizo de toda Europa. El parque comprende una cordillera de montañas: Laboreiro, Peneda, Soajo, Amarela, Gerês y Pisco; que forman una barrera entre las llanuras de la costa en el oeste y las mesetas en el este. Estas montañas se extienden por Galicia en la zona que se conoce como Serra do Xurés.


 icon-resize-horizontal Distancia: 10,8 km   |  icon-tachometer  Duración:  4 horas y media   |   Estación recomendada: Todas

icon-external-link-square Señalización: Regular |   icon-repeat  Ruta circular: Si  |    Dificultad: Moderada |  icon-paperclipMás info: pdf

  Coordenadas para iniciar la ruta: 41.808471, -8.130855 |  icon-cloud-upload  Descargar ruta: wikiloc


Se trata de una ruta circular que comienza en el puerto de montaña «Portela do Homem» a unos 822 metros de altitud, donde podremos aparcar nuestro coche. Se puede realizar en ambos sentidos, pero nosotros decidimos hacerla descendiendo y luego ascendiendo debido a las fuertes lluvias que nos acompañaron durante toda la ruta, convirtiendo algunos caminos en ríos que hacían más sencilla la subida que la bajada.

La parte más positiva de este lluvioso día, es que gracias a ello la fuerza con la que salía el agua de las cataratas era mucho mayor, ya que prácticamente rebosaban!

Lo primero que nos encontramos es un bosque de carballos y castaños donde si continuamos hacia la carretera podremos disfrutar de la preciosa Catarata del Río Homen y otra más pequeña del Río do Forno.

En esta ruta todavía se conservan varios miliarios de antigua Vía Nova Romana XXXIII, que se colocaban en el borde de las calzadas para marcar cada milla romana, que equivale a una distancia de aproximadamente 1.480 metros. Esta calzada unía Bracara Augusta (actual Braga) con Asturica Augusta (actual Astorga). Era un camino de unos 325 kilómetros que fue inaugurado a finales del siglo I d.C. y utilizado para fines militares y comerciales del Imperio Romano.

El trayecto hasta el último puente es muy llevadero ya que es prácticamente todo llano o en descenso. Pero a partir de aquí empieza la parte más complicada.

Mientras ascendemos el tramo final de esta preciosa ruta, la vegetación se va haciendo cada vez más espesa dificultándonos las vistas hacia la sierra, dejando atrás carballos, pinos y acebos.

Lamentablemente no pudimos disfrutar de las vistas del famoso mirador de la torre de vigilancia debido a la espesa niebla que nos acompañó durante toda la ruta.

Ruta das Seis Pontes (Gerés)

Disfruta de este pequeño vídeo:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website