Fervenza da Grifa (Lalín)

Se encuentra entre las parroquias de Bendoiro y Cristimil, dentro del Ayuntamiento de Lalín, en la provincia de Pontevedra. Nosotros dejamos nuestro coche aparcado en una explanada al lado de la carretera N-525.


 icon-resize-horizontal Distancia: 9,5 km*   |  icon-tachometer  Duración:  3,5 horas*   |   Estación recomendada: Cualquiera

icon-external-link-square Señalización: Buena |   icon-repeat  Ruta circular: No*  |    Dificultad: Fácil  |    Niños: Si

  Coordenadas para iniciar la ruta: 42.674784, -8.164103 |  icon-cloud-upload  Descargar ruta: wikiloc

*El tiempo se puede reducir perfectamente.  No es circular, pero los 9,5 km ya cuentan ida+vuelta


Ascendemos por asfalto unos 200 metros hasta llegar a una señal con dirección al Pazo de Bendoiro. Nos desviamos a la derecha y caminamos unos 250 metros pasando por un criadero de cerdos hasta llegar a un pequeño desvío a mano derecha señalizado con las marcas blancas y amarillas de pequeño recorrido (PR).

Descendemos unos 400 metros hasta llegar al Muiño do Escribano donde cruzaremos el Rego da Laxe dos Mosqueiros. A partir de aquí tendremos que subir una pequeña pendiente de 1 km hasta llegar al Castriño de Bendoiro, donde bordearemos los límites del poblado de finales de la Edad de Hierro.

Continuamos unos metros hasta llegar a un bosque de carballos centenarios espectacular, donde en días soleados como el nuestro se agradece estar arropados por estos fabulosos árboles.

A partir de aquí descenderemos unos 800 metros hasta llegar al puente del río Asneiro, siguiendo siempre las indicaciones Viarum dezae de “Roteiros de Lalín”, que usan la hoja de un carballo como señalización.

Tendremos que ascender unos 2 kilómetros bordeando varias fincas privadas hasta llegar a la desembocadura del Rego da Laxe dos Mosqueiros en el río Asneiro, entre las parroquias de Bendoiro y Cristimil, donde nace la Fervenza da Grifa, una cascada múltiple de unos 30 metros de altura. La ruta oficial continúa, pero nosotros al ir con la niña decidimos dar vuelta por nuestros mismos pasos.

En definitiva, se trata de una ruta líneal bastante llevadera, donde además de la fantástica cascada, nos sorprendió la cantidad de árboles autóctonos que nos arroparan en gran parte del recorrido. En especial el tramo después del Castro de Bendoiro, que cuenta con ejemplares centenarios de gran tamaño.

Fervenza da Grifa (Lalín)