Senda del Cares (Poncebos-Caín)

La Senda del Cares o también conocida como La Garganta Divina, es la ruta más popular del Parque Nacional de los Picos de Europa. Une Poncebos (Asturias) y Caín (León) en un recorrido de montaña de piedras sueltas junto a un precipicio sin protección lateral de unos 12km de ida y otros 12km de vuelta, con lo cual si se carece de entrenamiento es aconsejable realizar sólo una parte del trayecto. Por seguridad está prohibido recorrer este sendero en bicicleta.


 icon-resize-horizontal Distancia: 30,5 km   |  icon-tachometer  Duración:  7 horas   |   Estación recomendada: Todas

icon-external-link-square Señalización: Buena |   icon-repeat  Ruta circular: Si  |    Dificultad: Moderada |  icon-paperclipMás info: pdf

  Coordenadas para iniciar la ruta: 43.256835, -4.832966 |  icon-cloud-upload  Descargar ruta: wikiloc


La ruta del Cares comienza a escasos metros del funicular de Poncebos, por un camino de piedras en ascenso muy bien delimitado, aunque también se puede realizar desde Caín. Los tres primeros kilómetros de la ruta hasta Los Collaos son quizás los más complicados debido a su pendiente, a partir de aquí se convierte en un camino llano sin más complicación que la de ir atentos debido a que discurre por un sendero tallado al borde de las montañas sin protección lateral.

La primera zona apenas tiene zonas verdes, más bien es todo caminar entre grandes montañas de piedra de color pálido. Debido a los sucesivos cambios climáticos el desfiladero del Cares se ha convertido en el refugio de muchas plantas más propias de otras latitudes peninsulares, como el madroño o la encina. A mitad del trayecto nos vamos encontrando con este tipo de vegetación que hace que el camino se vuelva aún más interesante si cabe.

También atravesaremos numerosos túneles de piedra entre las montañas, así como también algún que otro puente. En la parte baja del desfiladero discurre el Río Cares, nosotros fuimos en agosto por lo que el caudal no era demasiado abundante debido a las altas temperaturas que hay en la zona, alrededor de unos 25 a 30 grados a primeras horas de la mañana.

Para esta ruta aunque parezca sencilla debido a su planicie, deberemos ir bien equipados, con suficientes líquidos para hidratarnos bien, así como un buen calzado de senderismo puesto que aunque el camino no tiene mucho desnivel, es fundamental unas buenas botas que nos amortigüen de las piedras del camino evitándonos alguna posible torcedura.

Por supuesto y sobre todo aplicarnos crema solar, y llevar algo para cubrir la cabeza, ya que el reflejo del sol en las montañas pálidas puede llegar a ser bastante molesto. Si queremos completar la ruta en su totalidad deberemos atravesar por una pequeña presa de agua que se encuentra casi al final del camino, el río nos acompañará en los últimos metros antes de llegar a Caín, (sitio idóneo para comer y relajarse con los pies dentro del agua fresquita del río).

En Caín nos toparemos con una pequeña tienda para comprar algún regalito, también hay varios restaurantes y bares si se desea comer allí, otra opción que hace mucho la gente es realizar la ruta de ida, y cogerse un taxi turístico a la vuelta, pero no nada barato… lo ideal si se va en grupo sería ir en dos coches e intercambiarse las llaves por el camino.

Nosotros realizamos la ruta ida y vuelta por el mismo lugar. Según la época del año la Senda del Cares estará más o menos masificada, en los meses de verano se encuentra hasta los topes para nuestro gusto, así que si deseáis estar más tranquilos es aconsejable realizarla fuera de los períodos estivales.

Senda del Cares (Poncebos-Caín)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website